agricultura lechugaLas Tunas.- Laura tiene casi 34 semanas de embarazo e intenta comer sanamente con la presencia de, al menos, una hortaliza en su menú. "Casi todos los días pasa lo mismo -comenta-, no encuentro ensaladas y las quiero consumir no solo porque me gustan, sino porque sé que le hace bien a mi bebé", refirió.

Lo mismo le sucede a Raúl, desde su carro pregunta en el organopónico Toma de Las Tunas si hay alguna hortaliza, pero llegó tarde, ya a las 10:00 de la mañana no quedaba nada allí.


Esa realidad se repite en la mayor parte del territorio. Hasta el municipio de Majibacoa llegó un equipo de 26 Digital en busca de opiniones y todas coincidían con la de Yoalker Pérez, quien nos comenta que "las ensaladas están perdidas, ya por estas fechas veíamos variedades en los puntos de venta; sin embargo, no están".

20191122 113442 1Y esa es la misma panorámica que se refleja en los organopónicos de la ciudad, no hay presencia de verduras frescas al alcance de la población.
Con el Período Especial surgió en nuestro país el incremento extensivo de los organopónicos que bien lograron convertir solares yermos y terrenos sin uso en reverdecidos canteros con lechugas, acelgas, zanahorias y hasta rábanos. Al mismo tiempo, surgía el Programa de la Agricultura Urbana, cuyo líder fue el ya fallecido doctor en Ciencias Adolfo Rodríguez Nodals, quien de la mano tocó esa iniciativa del Grupo Nacional para encontrar en la mesa cubana estos productos que favorecen la alimentación sana.

De manera lamentable la situación cambió, y de las buenas prácticas de antes, hoy ya no existe la amplia oferta, ni los mismos precios, los que son violados constantemente, incluso, cuando se han topado.

El déficit no solo está en los puntos de venta de los huertos urbanos, sino también en los mercados agropecuarios estatales y las ferias dominicales. ¿Cómo es posible que en la década del 90, cuando había más necesidades y no se contaba con la experiencia actual en estos programas, las hortalizas estaban muy bien representadas?

En busca de estas respuestas dialogamos con Jisber Manuel Leyva Ávila, director en funciones de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar en el territorio, quien nos comentó que "la situación existente es debido a muchos factores que incidieron de manera negativa en los semilleros. Durante el mes de agosto y septiembre, todos los semilleros que no estuvieron bajo la técnica de tapado se perdieron por la lluvia, y fue en la provincia completa, fundamentalmente en Manatí, 'Jesús Menéndez', Puerto Padre y Majibacoa.

"Ante ello se adoptó la medida de no continuar la siembra para no volverla a perder y es una parada en los cultivos que hoy no se ven en los mercados. La única cosecha que se está produciendo, en su mayor porciento, es para los sectores priorizados", explicó el especialista.

"Ahora nos encontramos trabajando en un lechugazo, con el fin de garantizar en este diciembre una gran cantidad de lechugas frescas para la población. Igual laboramos para ofertarla en los meses venideros. Intencionamos también, la siembra de otros cultivos como la remolacha, el rábano, la acelga y la zanahoria", informó.

Sin embargo, la otra cara de la moneda tiene en los vendedores particulares la contrapartida de tal panorama. A diferencia de los estatales, ellos exhiben en sus tarimas más variedad y cantidad, aunque a precios exorbitantes. Y valga el ejemplo de una libra de tomate a 25.00 pesos, para ilustrar a todo color eso último. ¿De dónde salen? ¿Con el tomate qué va a pasar?

Ante esta cuestión, Jisber Manuel enuncia que por "orientaciones a nivel nacional, desde octubre se ha trabajo con estos productores de hortalizas mayores para pasarlos a las granjas urbanas y hacerles contratación de todos sus productos. En el caso del municipio de Las Tunas ya han pasado varios a formar parte de la Agricultura Urbana y serán apoyados en sus cultivos para que siembren el tomate, esta vez, a través de la técnica del tutorado".

Al decir de Leyva Ávila, "nos golpeó mucho la necesidad de sistemas de riego y del traslado de la materia orgánica, esto último relacionado con la falta de combustible, porque no había para acercarla a las unidades desde los centros de abonos orgánicos. Ya se prevé que en el municipio de Las Tunas se cree una nueva instalación de ese tipo en la vaquería de Maniabo, para acopiar el estiércol y los desechos del central, que también ayudan a fortalecer las siembras", aclaró.

20191122 112820 2Como alternativa a la escasez se han recuperado parcelas que antes eran muy productivas y se fueron perdiendo, como Las Brígidas, en la Circunvalación. Los Vegetales, El Perejil y el complejo El Gigante, en Río Potrero ya están sembrados para obtener verduras próximamente.

Según informó el directivo en funciones, con la semilla no ha habido problemas; sin embargo, para facilitar este componente se creó en el municipio cabecera y en Puerto Padre fincas especializadas para la producción de simientes y que no haya dilemas al respecto.

De recorrido por varios organopónicos del centro de la ciudad, en intercambio con trabajadores de las parcelas, conocimos que la mayoría de los vegetales que se cosechan es para los centros priorizados, por lo que queda muy poco para la venta a la población.
Felipe Roselló, quien administra el organopónico Toma de Las Tunas, nos informa que ellos "sí han tenido escasez con la semilla en meses anteriores y ha faltado la materia orgánica porque no ha habido combustible para el traslado.

"En estos meses con respecto a años anteriores hay menos hortalizas, pero para finales del 2019 debe cambiar la situación, porque no tenemos dificultad con la semilla y los canteros están sembrados".

Ese es el criterio que se repite en los entrevistados. Rodolfo, uno de los trabajadores de esa instalación, confirma dicha opinión y además alega que mucha lluvia afecta las plantaciones hasta llegar a perderlas.

"Cuando entregamos al Estado las hortalizas verdes, lo que queda es para la venta directa al pueblo y esta no cubre la demanda, pues una hora después de empezar ya la tarima está vacía", refiere Rodolfo.

Urge tomar medidas para que los canteros no pierdan su esencia, y en casa, sobre la mesa, encontremos esas vitaminas naturales, imprescindibles, toda dicha para la salud.

Escribir un comentario