operacion tributoOtra vez el almanaque nos trae al 7 de diciembre e, inevitablemente, se enluta toda la provincia. Es la fecha que marca el aniversario 30 del final de la Operación Tributo, que trajo a suelo cubano, los restos mortales de los soldados caídos en misiones internacionalistas en países de África.

Es también el día de la muerte de Antonio Maceo y su ayudante personal, Panchito Gómez Toro, en los campos del occidente del país. Y se conmemora, asimismo, el natalicio de Frank País García. El hijo bendito de la indómita Santiago de Cuba que murió, acribillado a balazos, en el Callejón del Muro.
Los nombres de estos luchadores por la libertad se volverán a escuchar con brío en las calles de Las Tunas. Y el llanto de las familias de los 113 hijos tuneros que perdieron su vida en distintas naciones de África, nos recordará cómo hay heridas que el tiempo no sana y cuánto de sacrificio y de sangre joven ha costado la libertad de esta Isla.
Peregrinaciones hasta los cementerios locales de cada terruño; el acompañamiento de estudiantes, combatientes de la Revolución Cubana, dirigentes políticos y gubernamentales, amigos de la infancia y el pueblo noble de este territorio oriental, serán otra vez protagonistas de la jornada. Como en tantas ocasiones anteriores, tejiendo desde el presente la historia futura de la Patria.

Escribir un comentario