Campistas disfrutando1

Manatí, Las Tunas.- Luego de haber transfigurado sus rutinas y lidiar con el temor de un centro de aislamiento de la Covid-19 en la propia base, el campismo Cerro de Caisimú, en el municipio de Manatí, abre sus puertas al verano 2020 con algunas limitaciones de capacidad, pero con el entusiasmo de enamorar al vacacionista con su singular entorno de altura.

Yoider Ricardo, director de la instalación, asegura a 26 Digital que la etapa estival llega como un bálsamo contra los meses anteriores, pues desde marzo y hasta el 19 de junio, estuvieron inmersos en colaborar con el hospital de campaña que se gestó en el lugar, y desde luego, el temor les miró al rostro en más de una ocasión.

“Nos pusimos en disposición de las autoridades sanitarias -comenta Yoidel- más allá de cualquier situación personal o el miedo. De hecho, este período nos unió mucho más como colectivo y sacamos como enseñanza que la solidaridad es lo más bonito que puede experimentar un ser humano”.

El directivo me cuenta que el verano los sorprendió trabajando mucho y con grandes motivaciones. La base abrió al 60 por ciento de capacidad y acoge a alrededor de 118 campistas de toda la provincia que pueden gozar de habitaciones con ventilación, una enorme piscina con confortables sombrillas, préstamo de libros, sala de juego, sala de teatro y televisión, telefonía pública, restaurante, pista de baile, cafetería, música y animación diurna y nocturna, parqueo, buró de reservaciones y sala de computación.

“De más está decir que hemos asegurado la desinfección de manos y superficies en todo el campismo y velamos rigurosamente por eso, puntualiza el directivo. Este año no vamos a permitir los pasadías en la instalación para evitar las aglomeraciones en la piscina y en cuanto a la recreación también tenemos limitaciones encaminadas a respetar el distanciamiento físico.

“Respecto a los aseguramientos, comenzamos con variedad de ofertas, alrededor de seis platos fuertes a base de salchicha, mortadela, pollo, jamón, carne de cerdo. Los productos químicos de la piscina están asegurados y estamos seguros de que la población disfrutará aquí, como siempre lo ha hecho”.

La base Cerro de Caisimú garantiza recreación sana y el esparcimiento de jóvenes y toda la familia. Situada en un entorno natural que se encuentra a unos 20 minutos al norte de la ciudad de Las Tunas, la instalación cuenta con las comodidades necesarias para una estancia confortable, en cabañas y tres caneyes, imitación de las viviendas de los aborígenes cubanos.

 

Escribir un comentario