cari65221Cuba intentó adquirir medicinas e insumos con 60 firmas del país norteño de las cuales solamente dos contestaron

La Habana.- Mientras la colaboración médica cubana se extiende por el mundo para ayudar a combatir la Covid-19, el bloqueo demencial que Estados Unidos impone a nuestro país, acaba de cortar el acceso de la Isla a dos de sus proveedores habituales de respiradores artificiales, un equipamiento clave para la atención a los casos más graves de la enfermedad.

En otra vuelta de tuerca de esta política genocida e inhumana, los fabricantes imt Medical ag y Acutronic, anunciaron el fin de los vínculos con Cuba, luego de que fueran adquiridos por la empresa estadounidense Vyaire Medical Inc.

"Lamentablemente, la directriz corporativa que tenemos hoy día es suspender toda relación comercial con Medicuba", argumentaron ambos, según dio a conocer el director general de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Eugenio Martínez Enríquez, en su cuenta en Twitter.

El diplomático cubano denunció también que la nación caribeña no puede comprar medicamentos a empresas de Estados Unidos porque el bloqueo lo impide, según confirmara recientemente Lázaro Silva, vicepresidente de Medicuba, la entidad importadora de medicinas, equipos e insumos médicos.

La nueva medida, impulsada por la administración de Donald Trump, tiene lugar a pocas horas de que el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hiciera un llamado a "poner la política en cuarentena", porque "hay miles de vidas en juego", en alusión al peligro que representa el nuevo coronavirus.

Sin embargo, para la Casa Blanca es apenas otra muestra de su desprecio por la vida y su odio enfermizo hacia el pueblo cubano.

Hace solo unos días, por ejemplo, el Gobierno de la Isla denunció que una donación de suministros médicos para combatir la Covid-19, proveniente de la fundación china Alibaba, no había podido llegar al país porque la empresa estadounidense contratada para transportarla, se negó a última hora, bajo el pretexto de que las regulaciones del bloqueo se lo impedían.

En el último año, Cuba perdió 160 millones de dólares por las sanciones estadounidenses en el ámbito de la salud, teniendo que ir a comprar a lugares alejados con fletes más costosos.

Escribir un comentario