Miércoles, 20 Diciembre 2017 06:32

Producción local de materiales de construcción: Una casa a la tunera

Escrito por Jose A. Fernández Salazar
Producción local de materiales de construcción: Una casa a la tunera Fotos: José A. Fernández Salazar

Las Tunas.- Más de cinco mil viviendas fueron afectadas en Las Tunas por el huracán Irma. De pronto el panorama habitacional se volvió más sombrío porque a la espera se encontraban cerca de nueve mil personas que aguardaban durante dos lustros por la respuesta a una situación similar, como resultado de Ike y Paloma. Todo ello en un contexto en el que los planes de construcción de casas por esfuerzo propio o con el apoyo del Estado experimentaron la caída del 60 por ciento desde el 2006.

El tema se volvió reiterado en las asambleas de Rendición de Cuenta del delegado a sus electores y una de las necesidades más apremiantes y menos satisfechas en los últimos años. En Las Tunas, por ejemplo, se necesitaría edificar anualmente cerca de un millar de domicilios para saldar las deudas acumuladas, pero el ritmo anual de la última etapa apenas ha superado los 150 hogares.

Entre las consecuencias de este panorama se encuentran problemas sociales derivados de la convivencia bajo un mismo techo de personas de distintas generaciones, hasta la inflación de la burbuja inmobiliaria que convierte el metro cuadrado de edificios en determinadas zonas en uno de los más caros del mundo.

Construir ha sido un vía crucis, sobre todo por las bajas capacidades productivas de la industria de materiales del país: obsoleta y deprimida. Para proponer soluciones cercanas a las posibilidades económicas de la Isla y la población, hace cinco años se creó el Programa Nacional de Producción Local de Materiales de Construcción, que busca alternativas para levantar y reparar viviendas en los 168 municipios cubanos, con un total de 146 productos.

En la provincia, la iniciativa se ha ido consolidando, en franco aprovechamiento de las capacidades existentes y los múltiples yacimientos que existen en el territorio. En el 2018 el Balcón de Oriente ha planificado la construcción de más de 700 moradas, una meta ambiciosa, pero necesaria... ¿estará el plan al alcance de las capacidades tuneras?

"A MI MANERA"

Si todo lo que se produce actualmente en los polos de materiales de Las Tunas se destinaran exclusivamente a la construcción de nuevas casas, se pudieran erigir paredes para más de tres mil viviendas de 70 metros cuadrados, piso a una veintena de ellas y techo a otras tantas. Ellas tendrían asegurada además sus mangueras, tubos y conexiones hidráulicas, eléctricas y sanitarias.

El ejemplo anterior no tiene en cuenta la variedad de situaciones que matizan que estas producciones lleguen al destino final, pero brinda una idea de la expansión de las capacidades productivas que existen actualmente en el territorio, muy por encima de los planes que puede asignar el país por las limitaciones en el financiamiento.

produccion-local-de-materiales4Argelio Luis Corría, coordinador del Programa en Las Tunas, explica que se han abierto en los ocho municipios 23 combinados estatales y que además existen convenios con formas de gestión privada para la fabricación de pisos, ladrillos e implementos de plástico. De esta forma, en la provincia se aseguran 115 artículos, prácticamente todo lo que necesita una casa.

"El 80 por ciento de lo que se hace en estos lugares va directo a la población y el resto se emplea por los consejos de la Administración de cada municipio para obras sociales. Los precios son muy económicos y existen facilidades para acercar cada vez más a las comunidades los centros productivos, las tiendas y puntos de venta", agrega Corría.

ESFUERZO A PLENO SOL

El polvo, el sol y el ruido incesante hacen de la producción de materiales un trabajo que pudiera parecer demasiado exigente. A ello hay que agregarle que las operaciones son casi artesanales y existen inconformidades con la resolución de pago que se aplica; sin embargo, los obreros de la Planta Base Producción de Materiales Majibacoa y del combinado de la EMAC UEB Viales de Las Tunas, reciben con buen gusto a los visitantes y en su ir y venir encuentran tiempo para un chiste o el comentario de pelota.

Mauricio Torres Aldalla, jefe de Producción de la planta de Majibacoa, explica que allí fabrican varios derivados del hormigón a partir de las demandas del Ministerio de Comercio y las necesidades de quienes recibieron subsidios. Estos últimos, son la prioridad.

"Hemos mejorado mucho en la calidad porque han entrado equipos nuevos que humanizan el trabajo, aumentan los ritmos y capacidades y mejoran la confección de los moldes y dosificaciones. Aquí producimos más de 50 surtidos con materias primas que extraemos de canteras de arcilla y áridos cercanas", dice.

A poco más de 30 kilómetros de allí el panorama no cambia mucho en el combinado de la EMAC  UEB Viales de Las Tunas. Manuel Rodríguez Díaz, el jefe de Producción, señala que una de las mercancías más demandadas son los tanques de hormigón con una capacidad de mil 200 litros, concebidos dentro de la estrategia territorial de enfrentamiento a la sequía.

Según nos explica el técnico, este centro está ubicado cerca del punto de venta y funciona a veces como almacén, para facilitar la compra directa de la población. "Se trabaja por planes que reciben financiamiento y apoyo del país, pero no siempre se corresponden ni con nuestras capacidades productivas ni la demanda de la población, que es muy alta", explica.

NEGOCIO DE FAMILIA

produccion-local-de-materiales2El corazón del taller de producciones de plástico de la familia Cervantes, en el reparto La Victoria, de Las Tunas, es una gran mole de hierro que estremece los cimientos del lugar. Parece un dragón insaciable que traga plástico reciclado por un lado y por su boca dispara, paciente e interminablemente, mangueras y tubos. A su alrededor las prensas no paran de entregar conexiones hidráulicas y sanitarias.

Talena Grim Mayer, la matriarca del recinto, explica que todos los equipos han sido ideados por la familia, que en un primer momento pensó dedicarse a la confección de implementos deportivos o juguetes, hasta que apareció la oportunidad de incluirse en el Programa de Producción Local de Materiales de Construcción y establecieron un contrato con Vascal Las Tunas.

Actualmente el acceso a la materia prima se convierte en la principal limitante para que este emprendimiento continúe expandiéndose.

Entre los trabajadores privados vinculados al Programa se encuentra también Exgler Sardiñas Fonseca, que desde febrero de este año se vinculó a la producción de losas de granito.

"Tenemos un contrato con la Empresa de Mantenimiento Constructivo que nos da algunas materias primas y las otras las extraemos de desechos y yacimientos cercanos, a cambio tenemos que cumplir con ciclos y volúmenes de entregas", dice Exgler quien antes de entrar en este mundo tuvo que aprender de mecánica para poder elaborar todo el equipamiento con el que hoy cuenta.

¿LO BARATO SALE CARO?

Una de las grandes preocupaciones de quienes adquieren los productos del Programa radica en la calidad de estos surtidos. Este indicador está mediado por las características de la tecnología instalada y el respeto a las normas técnicas establecidas.

Argelio Luis Corría precisa que todas las producciones de la construcción deben ir mediante muestras al laboratorio, además de que existen comisiones de atributos en los mismos centros de producción.

"Tenemos técnicos de calidad en todos los combinados y hemos ido trabajando para acondicionar las áreas, techarlas, preparar el terreno así como en la creación de marcos y equipos alternativos".

A pesar de ello se trata de un asunto todavía pendiente y cuya solución no tiene que pasar necesariamente por grandes erogaciones de dinero, como lo demuestran las producciones de rasillas y losas coloniales.

Las primeras se fabrican en la planta 35 aniversario del Moncada, en Vivienda, y tiene entre sus clientes asiduos la Oficina del Historiador de La Habana, que las emplea en obras de restauración patrimonial, según explica con orgullo Mideraide Esquivel Pérez, jefa de la entidad.

"Esta tecnología de procedencia búlgara y alemana está obsoleta, pero la calidad de nuestras materias primas y los conocimientos de los trabajadores hacen muy competitivas nuestras producciones", dice.

Otro tanto ocurre en la planta de losas coloniales de la Unidad Industrial de la EMAC. Miche González Rivero, jefe de Producción, comenta que han logrado diseñar más de 30 variedades de este piso, usualmente empleado en edificaciones de valores arquitectónicos, obras turísticas y de los servicios especializados.

DEUDAS

produccion-local-de-materiales1A cinco años de su creación, el Programa se enfrenta a no pocos escollos. Uno de los problemas fundamentales es la asignación de cemento que no alcanza para las capacidades que están instaladas y es perentorio buscar nuevas fórmulas para aprovecharlo mejor.

"El año próximo vamos a comenzar la producción de cemento de bajo carbono que permite extender al doble sus propiedades y es el resultado de una investigación del centro de materiales de la Universidad Central de Las Villas", señala Corría.

Sin embargo, otros males aquejan a la iniciativa, entre ellos el aseguramiento de la transportación de áridos y otros surtidos, a pesar del apoyo de determinados organismos. De igual forma existen limitaciones con los portadores energéticos, considerados claves para una industria muy consumidora.

Pero quizás el mayor reto radique en su capacidad para poner en manos del pueblo todas las mercancías que de él emanen. Resulta contraproducente que luego de invertir millones de pesos y recursos en asegurar materiales para resolver uno de los problemas más apremiantes de la actualidad, el descontrol y la falta de fiscalización provoquen que vayan a parar a las manos equivocadas. Sobre este eslabón de la cadena volverá 26 Digital.

Visto 3008 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Diciembre 2017 16:34

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found