abuelos tercera edad2

Las Tunas.- El envejecimiento poblacional, como uno de los principales fenómenos estadísticos que enfrenta Cuba, ha sido estudiado y atendido por la voluntad política del Estado desde el triunfo de la Revolución en Enero de 1959, articulando esfuerzos, programas y proyectos que garantizan un acertado respaldo a quienes alcanzan la tercera edad.

Las Tunas, con un total de 108 mil 717 personas que sobrepasan los 60 años, reporta una esperanza promedio de vida de 79,5, una de las más altas del país; resultado que valida la implementación de estrategias desde el Ministerio de Salud Pública, en estrecha coordinación con otros organismos y organizaciones de masas.

Exámenes periódicos a los adultos mayores, teniendo como escenario fundamental la Atención Primaria de Salud en los consultorios médicos de la familia; los chequeos trimestrales a los más de 130 centenarios que existen aquí y la incorporación de este grupo social a los círculos de abuelos constituyen más que líneas de trabajo, garantías que sustentan un logro que, a más de seis décadas de Revolución, se perfecciona.

Prácticas comunes como los cumpleaños colectivos en los hogares de ancianos, y con todos los honores a quienes sobrepasan el siglo de existencia, dan alegría y esperanza. Tal es el caso de Teófilo Bermúdez Parras, de Vázquez, en Puerto Padre, quien acaba de cumplir 110 años y es el más longevo en el Balcón de Oriente.

Para José Luís Rondón Barbán es imposible hablar de su responsabilidad como jefe de la Sección de Adulto Mayor en la Dirección Provincial de Salud y no decir: “nuestros abuelitos y abuelitas”, porque conoce que más que el cuidado especializado, la dispensarización ante cualquier dificultad y la prioridad para acceder al Sistema de Atención a la Familia (SAF), trabajar con la tercera edad es velar por uno de los grupos poblacionales más sensibles.

0116 abuelos tercera edad3

De ahí la necesidad de diagnosticar cada vez mejor cuáles son sus necesidades y trabajar enfocados en su cumplimiento, por eso Las Tunas se proyecta hacia la creación de casas diseñadas para la atención a los que presentan alguna discapacidad físico-motora e intelectual.

En tal sentido, se trabaja en la construcción de un nuevo hogar de ancianos en el poblado de Omaja, Majibacoa, con 50 plazas y otro en el municipio cabecera, además de que se lleva a cabo un proceso de reparación integral y mejoramiento del mobiliario en la totalidad de las casas de abuelos y hogares de ancianos.

La creación de escuelas de cuidadores y la capacitación de asistentes institucionales constituyen también dos de los factores claves para garantizar la efectividad del programa, pues gracias a la implementación de estas escuelas en las 14 áreas de Salud del territorio, se evidencia una disminución considerable de los indicadores relacionados con los accidentes institucionales y las úlceras por presión (escaras), esfuerzo que permite que la provincia exhiba cifras muy inferiores con respecto al resto de la Isla.

Explotar al máximo las potencialidades que brinda el Sistema de Salud mediante las casas de abuelos, que ofrecen un servicio diurno y una rehabilitación integral; así como la efectiva articulación de esfuerzos por el Estado cubano, de organismos como el Instituto Nacional de Deportes y Educación Física y Recreación (Inder), Comercio y Gastronomía, Seguridad Social y otros, apuestan por otorgar una calidad de vida superior a quienes tienen la dicha de pertenecer al grupo de la tercera edad, la cuarta, y muy especialmente en Las Tunas, hasta la quinta.

Escribir un comentario