Miércoles, 12 Julio 2017 16:00

La sequía se agudiza en Las Tunas a pesar del período húmedo (+audio)

Escrito por José Armando Fernández Salazar

Las Tunas.- El mes de junio, tradicionalmente considerado uno de los de mayor pluviosidad en el período húmedo, se comportó en la provincia de Las Tunas al 69 por ciento de la media histórica, lo que pone en tensión a los reservorios y las fuentes subterráneas de agua, fundamentalmente las dedicadas al abasto a la población.

El Boletín de la Vigilancia del Clima, del Instituto de Meteorología, en su reciente edición colocó al oriental territorio en la calificación de sequía severa a extrema, con el escenario más complejo en el municipio de Colombia, donde una cifra superior al 75 por ciento de sus áreas se encuentra afectada por la acentuada falta de precipitaciones.
Sin embargo, el embalse más deprimido aquí es el Juan Sáez, en "Jesús Menéndez". Constituye el mayor de Las Tunas, y apenas cuenta con 112 millones de metros cúbicos, lo que representa el 16 por ciento de su capacidad total.
De forma general, las fuentes de abasto al pueblo se encuentran al 23 por ciento de su completo llenado, mientras los especialistas mantienen una estrecha vigilancia sobre los embalses para tomar medidas antes de que lleguen a su punto muerto. La suspensión del servicio de acueducto ha provocado que unas 134 mil personas reciban el agua potable mediante carros-cisterna, en ocasiones con ciclos de dos semanas. Al mismo tiempo se asumen medidas excepcionales en la agricultura y la producción.
De acuerdo con las predicciones del Instituto de Meteorología, en julio deben ser aún más discretas las precipitaciones, como resultado del incremento de la influencia en Cuba del anticiclón del Atlántico Norte.
Expertos en la localidad consideran que la recuperación ha de producirse en los meses de septiembre y octubre, históricamente los de mayores promedios de lluvias, aunque ello es influenciado por la formación de fenómenos hidrometeorológicos, cuya incidencia en el 2017 es calificada de normal a baja.
El desplazamiento de las estaciones de lluvia y seca y la ocurrencia de precipitaciones más concentradas geográficamente y en menor tiempo, constituyen evidencias del cambio climático en el Balcón de Oriente, la provincia más seca de la Isla, con mil 38 milímetros como promedio al año.

Kenia Batista Céspedes, especialista de Recursos Hidráulicos en Las Tunas, comenta sobre las medidas asumidas para adaptarse a la sequía:

Visto 1192 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Julio 2017 09:46

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found