Sábado, 09 Noviembre 2019 07:55

Las Tunas: una mirada más aguda al embarazo en la adolescencia

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Las Tunas.- Ahondar en las causas y consecuencias de un fenómeno como el embarazo en la adolescencia, y revertir los datos que hoy ubican a Las Tunas en el segundo lugar entre las provincias de mayor incidencia en el país, es un desafío que exige de la efectividad de estrategias de sectores como Salud y Educación pero, sobre todo, de la familia.

Con un total de 805 embarazadas de 12 a 19 años captadas al cierre de septiembre último, el territorio muestra una disminución en 120 casos con respecto a igual fecha del calendario anterior y, aun así, las cifras actuales representan para el Programa Materno Infantil (PAMI) una alerta constante.
Osmara López Borrero, jefa de la sección del PAMI en la Dirección Provincial de Salud, significó a la Agencia Cubana de Noticias, que si bien Las Tunas tiene bajo nivel de natalidad, acompañado de un acelerado envejecimiento de la población, la gestación en adolescentes constituye una problemática que complejiza el panorama con sus múltiples complicaciones.
No solo por las consecuencias que trae para la futura madre, la cual antes de los 20 años no está preparada para asumir la gestación desde los puntos de vista biológico, psicológico y social; sino además, porque las principales causas que afectan la mortalidad infantil en los dominios tuneros son las malformaciones congénitas y el bajo peso al nacer, elementos a los que las adolescentes son mucho más proclives.
Sin embargo, los esfuerzos encaminados a elevar la educación sexual y reproductiva no son suficientes, pues el embarazo en este grupo etario deviene un problema multicausal que necesita ser abordado desde una perspectiva interdisciplinaria y con sistematicidad.
No tiene que ver solo con la familia, alerta la psicóloga Elia Marina Brito Hidalgo, una vez que esta no asume la responsabilidad que le corresponde en el cumplimiento de sus funciones educativas, comunicativas, afectivas y no busque las herramientas y habilidades para educar a sus hijos e hijas en este sentido.
La problemática implica a las muchachas y muchachos, y es una realidad que algunos están comenzando sus prácticas sexuales alrededor de los 12 años de edad, y lo están haciendo de manera desprotegida, significó la especialista del Centro Provincial de Higiene, institución responsable del componente educativo del Programa Materno Infantil.
Brito Hidalgo explicó que otra de las causas es que, independientemente de que los más jóvenes tienen información, a veces no resulta toda la necesaria, y sus actitudes y conductas no les permiten actuar a favor de una sexualidad responsable, ni tener percepción del riesgo, además de que el tema implica a ambos miembros de la pareja y, por tanto, merece también una mirada con perspectiva de género.
Pero, ¿dónde encuentra la población adolescente esta información?, al respecto, Yolanda Palma Torres, asesora para la Salud de la Dirección Provincial de Educación, puntualizó que el embarazo en estas edades, como tema dentro de uno de los ejes priorizados, y en los últimos tiempos como un componente del tercer Perfeccionamiento de la Educación, resulta prioridad y es abordado como tal.
Videoconferencias con los asesores municipales de Salud, escuelas de educación familiar, actividades extracurriculares con el estudiantado en las que se invita al núcleo familiar, también de la estrecha vinculación con el Sistema de Salud y específicamente con el PAMI, siempre con un enfoque preventivo en primera instancia, y orientado a retrasar lo más posible esa primera relación sexual, caracterizan el trabajo de la escuela como pilar fundamental en esta tarea.
Desde educación y salud existen las estrategias, pero no se logra efectividad para revertir la situación, reconoce Elia Marina, quien, además, ha logrado identificarse como una de las más entendidas en el territorio, gracias también a su labor como activista social de la Campaña Por la No Violencia Hacia las Mujeres.
Los profesionales de ambos sectores todavía requieren más preparación, y este tiene que seguir siendo un tema de agenda y de acción que se atienda a partir de un diagnóstico de las necesidades que los propios adolescentes presenten, aconsejó.
En las voces de los protagonistas, la ACN encontró criterios como el de Xavier Raúl Verdecie Ramos, de 16 años, quien expone que aunque en la Secundaria Básica y en el Preuniversitario, enseñanza en la que cursa el onceno grado, se le ha hablado en algunas ocasiones sobre la temática, no ha sido con mucha profundidad, y actualmente una de sus compañeras de aula no está asistiendo a clases porque está embarazada.
Por otra parte, para las familias no es precisamente cosa fácil hablarles a sus descendientes sobre iniciación en la vida sexual, uso de métodos anticonceptivos o las posibles consecuencias de un embarazo en edades tempranas, pues abunda mucho más una relación basada en proveer los insumos materiales necesarios, que una de comunicación y confianza lo suficientemente buena como para hablar de sexualidad.
Yo, a mi niña nunca le hablo de esas cosas, para mí como madre es a veces complejo asumir que está creciendo y que tarde o temprano llegará el momento, aunque es una muchacha muy responsable para sus 14 años, lo cierto apunta a que los tiempos han cambiado mucho y no podemos encerrar a nuestros hijos en una burbuja, comenta Yoenia Núñez Rodríguez.
En Las Tunas, como en el resto de las provincias orientales, siendo estas cinco junto a Camagüey las de mayor incidencia, los casos de gestantes en edad temprana responden a particularidades asociadas a cada contexto, por tanto, es necesario que el abordaje de la cuestión en diferentes lugares no sea generalizado, pues en el municipio cabecera como en los ocho restantes, y dentro de estos en las comunidades, existen particularidades.
Por ejemplo, hay adolescentes que vienen de zonas rurales donde sus madres y abuelas se embarazaron muy jovencitas, y esto no puede ser visto con normalidad, así como tampoco debe serlo el aborto como método anticonceptivo cuando lo ideal es prevenir y educar en la responsabilidad, el objetivo no busca satanizar un proceso tan natural como el descubrimiento de la sexualidad, puntualiza la máster Elia Marina Brito.
En un panorama demográfico en el que el 2019 será el año de menos nacimientos en los últimos calendarios en Las Tunas, alrededor de cinco mil 500, este tópico representa una importante preocupación en un país como Cuba, en el que se encaminan esfuerzos para que estén garantizados el acceso a la educación, la recreación sana y la superación.

Visto 1365 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.