onu contraterrorismo

Naciones Unidas.- La lucha contra el terrorismo demanda la colaboración de todas las naciones y está afectada por los dobles raseros, la politización y la selectividad, según trascendió en una semana de activismo que concluye hoy en ONU.

Durante la Semana Virtual contra el Terrorismo, convocada por Naciones Unidas, varias naciones denunciaron cómo algunos países entorpecen los esfuerzos contra ese flagelo.

Los dobles raseros y el uso con fines políticos de algo tan grave como el terrorismo impiden una acción concertada global para acabar con las crecientes amenazas, destacó el viceministro para América del Norte de la cancillería de Venezuela, Carlos Ron.

Según apuntó en declaraciones exclusivas a Prensa Latina, el Gobierno de Estados Unidos está detrás de muchas agresiones contra su nación y otras de Latinoamérica, como Cuba.

Todo eso es parte de una política continua cuyo fin es, a través del terror y la presión, propiciar un cambio en aquellas naciones cuyos sistemas políticos no le son afines, recalcó.

''Estados Unidos, que históricamente ha amparado a terroristas de la talla de Luis Posada Carriles, no tiene ni la moral, ni la facultad de evaluar la lucha contra el terrorismo de ningún país''.

Así manifestó el viceministro en referencia a la inclusión de Cuba y Venezuela en la lista del Departamento de Estado norteamericano de naciones que supuestamente no colaboran plenamente con esfuerzos antiterroristas.

Por su parte, la representante permanente alterna de Cuba ante la ONU, Ana Silvia Rodríguez, también rechazó la unilateral y arbitraria inclusión de la isla en esa lista.

El flagelo del terrorismo, resaltó, no podrá erradicarse si prevalecen los dobles raseros, la manipulación, el oportunismo político y la selectividad para enfrentarlo.

Asimismo, denunció que los discursos y mensajes de odio promovidos por el Gobierno de Estados Unidos alientan acciones terroristas contra Cuba.

La reciente agresión terrorista contra la embajada de Cuba en Washington es resultado directo de la permanente instigación a la violencia de políticos estadounidenses, denunció la embajadora.

Tales discursos de odio son promovidos, incluso, por altos funcionarios del Departamento de Estado y de la embajada estadounidense en La Habana, y son muy comunes entre grupos extremistas anticubanos que han hecho de este tipo de ataques su medio de vida, aseveró.

En tanto, el secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a la comunidad internacional para mantener el impulso en la lucha contra el terrorismo y ser innovadores en las respuestas.

Igualmente, trazó varias áreas que deben guiar las actividades antiterroristas como mantener las acciones contra ese flagelo, seguir monitoreando las amenazas y tendencias en evolución, y preservar un enfoque de género en las respuestas.

Los otros puntos mencionados fueron la necesidad de abordar la difusión de las narrativas terroristas a través de enfoques holísticos sensibles a la pandemia, y fortalecer el intercambio de información para aprender de las experiencias y buenas prácticas de otros, en medio del complejo panorama de seguridad debido a la actual crisis por la Covid-19.

Escribir un comentario