Martes, 25 Julio 2017 16:29

Las Tunas, nueva estación para la locomotora de la economía cubana

Escrito por José Armando Fernández Salazar
 A mediano plazo se encuentran en distintas fases de proyecto la ampliación de la capacidad del actual hotel Brisas Covarrubias. A mediano plazo se encuentran en distintas fases de proyecto la ampliación de la capacidad del actual hotel Brisas Covarrubias.

Las Tunas.- Este año el turismo cubano sobrepasará la cifra de más de cuatro millones de visitantes, un resultado histórico para el sector. El epíteto de locomotora de la economía antillana nunca antes le ha venido tan bien a la industria sin humo por su dinamismo y el peso que adquiere en el PIB nacional.

En la provincia de Las Tunas, donde el desarrollo de esta actividad aún es muy incipiente, se registró un crecimiento de 19,3 por ciento con respecto a igual etapa del año anterior, según trascendió recientemente.

La renovación de determinados productos y el aumento en la calidad de los servicios han influido en este salto, asociado además al incremento del arribo de vacacionistas en los territorios de Holguín y Camagüey, suministradores naturales de visitantes al Balcón del Oriente Cubano, toda vez que este carece de un aeropuerto internacional.
Esa subida del flujo ha obligado a que no pocas agencias de viajes necesitaran ampliar su cartera de productos y hayan mirado a los atractivos tuneros como una opción. De esta manera se han abierto paso circuitos asociados a la modalidad de turismo cultural, agroturismo, de salud y de ciudad. Igualmente, comenzó la penetración de mercados más lucrativos como el francés, el alemán y el norteamericano.
Sin embargo, de acuerdo con los expertos es la modalidad de sol y playa la de mayores perspectivas en el oriental territorio, y la que garantizaría su consolidación como un destino turístico independiente y competitivo en la región. Lo anterior no solo se basa en los atractivos de la costa norte de la provincia, sino que todavía un alto porciento de quienes viajan a Cuba lo hacen atraídos por sus arenas y aguas cálidas y cristalinas.
Con más de 30 playas, entre estas una decena dotada de altos valores estéticos y naturales, la región de desarrollo turístico Norte de Las Tunas, tiene capacidad para alrededor de 10 mil habitaciones y potencialidades para la práctica de actividades náuticas y de ecoturismo.
Los balnearios del destino cuentan con una franja de arena de más de 154 mil metros cuadrados, 14 kilómetros aptos para el baño y una barrera coralina en excelente estado de conservación.
Precisamente, en el Programa de Desarrollo del Turismo Cubano, uno de los lugares priorizados es la zona de Covarrubias. A mediano plazo se encuentran en distintas fases de proyecto la ampliación de la capacidad del actual hotel Brisas Covarrubias, con 245 habitaciones, y la construcción de otras 300 en Punta Real.
Se trata de un avance muy importante teniendo en cuenta que hoy la disponibilidad de alojamiento en el territorio asciende a poco más de 400 habitaciones, menos de la mitad de estas ubicadas en playas. De hecho, en la provincia más del 50 por ciento de esta capacidad corresponde a los cuartos de renta.
Otro segmento crítico en la ruta de la industria sin humo en Las Tunas lo constituyen las vías de comunicación. El actual aeropuerto resulta inoperante para vuelos internacionales y ante su deterioro y falta de correspondencia con los estándares vigentes, corre el riesgo de ser cerrado,- incluso, para viajes nacionales. En cuanto a las carreteras urge el mantenimiento de las vías que conectan con cada uno de los sitios de interés del territorio y de estos con los aeropuertos desde los que fluyen los visitantes.
Se trata de un asunto primordial porque, según lo anunciado por el propio Ministerio del sector, la estrategia de desarrollo para la zona oriental del país concibe la modalidad de turismo de circuitos, lo cual pudiera ser muy beneficioso para Las Tunas, que por su posición geográfica no solo es la entrada a la región, sino que se ubica prácticamente en su centro.
Con esos aires soplando a favor de la locomotora de la economía cubana, las autoridades locales han anunciado el interés por ampliar la infraestructura y los servicios en las ciudades de Las Tunas y Puerto Padre, con el propósito de convertirlas en destinos turísticos.
Mediante diferentes fuentes de financiamiento algo se ha hecho en ese sentido, rescatando instituciones patrimoniales, mejorando las vías de acceso y abriendo o incrementando las ofertas.
La iniciativa permitiría potenciar un encanto complementario a la modalidad principal, la de sol y playa, generando más empleos, dinamizando la economía y diversificando el producto cubano, uno de los puntos álgidos de la estrategia de comercialización turística de la nación.
Otro tanto ocurre con el llamado ecoturismo. La Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna propone tres nuevas rutas en las áreas protegidas de la Isleta-Bahía de Nuevas Grandes (donde se pueden apreciar manatíes en sus hábitats naturales), Bahía de Malagueta y Monte Cabaniguán (uno de los reservorios del cocodrilo americano más importante del mundo).
Mientras, en otra modalidad, el agroturismo, un proyecto de la Universidad de Las Tunas propone más de una docena de fincas agroecológicas como destinos para incrementar los ingresos de los productores locales y brindarle un valor agregado a las opciones del territorio.
Con sus arenas blancas y aguas cristalinas como estandarte, pero resguardando una diversidad de atractivos, algunos de ellos aún por descubrir, el Balcón del Oriente pudiera convertirse en la nueva estación para la locomotora de la economía cubana.

Visto 2691 veces Modificado por última vez en Martes, 25 Julio 2017 19:26

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found