Angel Carlos1

Puerto Padre, Las Tunas.- El miedo, propio de los mortales, sobrevino aquella tarde después de haber dicho que sí al director de la escuela. Pero el deber y la gratitud superan cualquier temor, confiesa con extrema humildad el joven Ángel Carlos Feria Pérez, maestro de la escuela primaria Osvaldo Herrera, de Vázquez.

Desde hace una semana, junto a otros docentes, comparte labores en la zona roja del hospital Guillermo Domínguez López, unidad que asiste a pacientes sospechosos de Covid-19, de la provincia.

“Tenemos los medios de protección para cuidarnos, pero si nosotros no damos el paso al frente y entre todos luchamos no le ganamos a la enfermedad”, transmite mediante las redes sociales.

“Aquí hacemos cualquier cosa, limpiamos piso, superficies; no nos da pena contarlo, porque es la mejor forma de ser útiles”, dice con esa sencillez jovial que lo distingue.

La familia, como él, en principio sintió miedo, pero ante la disposición del maestro entendió y ahora lo apoya a través de llamadas telefónicas, no faltan los consejos y los besos, esos que resuenan en la distancia.

Ángel Carlos convida, a la par de Silvio Rodríguez, a creer cuando dice futuro, porque esta pelea es por la vida.

Escribir un comentario